SURH - Sociedad Uruguaya de Reproducción Humana

RECOMENDACIONES: Vacunas Covid-19 y tratamientos de reproducción asistida.

26/03/2021

La pandemia ha impuesto desafíos únicos para el asesoramiento sobre riesgos y mitigación para mujeres que están planeando un embarazo o que han concebido recientemente.

Las vacunas Covid-19 no afectan la fertilidad. No hay absolutamente ninguna evidencia, ni ninguna razón teórica, de que alguna de las vacunas pueda afectar la fertilidad de mujeres u hombres.

Las mujeres que contraen Covid-19 durante el embarazo tienen un mayor riesgo de enfermedad grave, muerte y complicaciones del embarazo que resultan en mayor número de parto prematuro y parto por cesárea, entre otras complicaciones graves. A su vez, muchas mujeres que están embarazadas o que están pensando en concebir tienen factores de riesgo adicionales, como obesidad, hipertensión o diabetes, que pueden aumentar aún más la incidencia de las complicaciones graves antes mencionadas. Estas consideraciones deben tenerse en cuenta a la hora de tomar una decisión.

La evidencia disponible sugiere que los beneficios potenciales de la vacunación superan con creces los riesgos hipotéticos.

Aunque las vacunas lanzadas recientemente parecen ser muy efectivas para prevenir la infección por Covid-19 y enfermedades graves, no existen estudios concluidos hasta el momento que evalúen la seguridad en embarazadas. Estos ensayos clínicos se están llevando a cabo en este momento. No obstante millones de mujeres embarazadas han sido vacunadas en el mundo sin que se reporten efectos adversos.

Ninguna de las vacunas para Covid-19 ha sido elaborada con virus vivos, las cuales están contraindicadas durante el embarazo. En nuestro país las vacunas a utilizar, son Sinovac y BioNTech/Pfizer. La vacuna de Sinovac fue fabricadas de forma similar a las vacunas que utilizamos habitualmente (por ejemplo la vacuna de la gripe), cuya seguridad ha sido extensamente comprobada.

Las vacunas de BioNTech/Pfizer, son vacunas ARNm de Covid-19, no están compuestas de virus vivos, por tanto no se cree que causen un mayor riesgo de infertilidad, pérdida en el primer o segundo trimestre de embarazo, muerte fetal o anomalías congénitas.

Para las mujeres con comorbilidades que las ponen en mayor riesgo de Covid-19 y/o complicaciones del embarazo, se debe considerar fomentar la vacunación antes de intentar la concepción. Lo mismo se aplica a las mujeres en las que el riesgo de exposición a la infección por Covid-19 es alto y no se puede evitar (por ej. funcionarios de la salud).

Por todo lo antedicho, se recomienda a las personas en edad reproductiva que se vacunen cuando su grupo es citado. Fundamentalmente aquellas que presentan factores de riesgo (personal de salud, obesidad, nefropatías, cardiopatías, enfermedad pulmonar, etc).

• Aquellas pacientes que les toca vacunarse cuando tienen un tratamiento reproductivo en curso deberían esperar para vacunarse hasta ver el resultado del mismo. Con resultado negativo vacunarse inmediatamente. Con resultado positivo esperar a las 13 semanas de edad gestacional.

• Las pacientes que no han comenzado tratamiento reproductivo deben vacunarse y realizar el tratamiento 10-15 días luego de la segunda dosis.

Parece prudente posponer el inicio de los tratamientos de reproducción asistida (inseminación intrauterina, recolección de esperma, estimulación ovárica, transferencia de embriones) durante al menos 10 a 15 días después de administrar la segunda dosis para dar tiempo a que se estabilice la respuesta inmune. Esta recomendación no se debe a que vacunarse no sea seguro, sino a que los efectos secundarios conocidos de la vacuna pueden afectar la monitorización intraoperatoria y posquirúrgica. Los efectos secundarios comunes después de la vacuna Covid-19, especialmente después de la segunda dosis, pueden incluir fiebre, escalofríos, fatiga, mialgia y dolores de cabeza, que generalmente ocurren y se resuelven en tres días.

Donantes de óvulos/esperma pueden recibir la vacuna Covid-19. Se debería esperar 10-15 días luego de recibir la segunda dosis para realizar la donación.

Si bien las vacunas son excelentes para prevenir infecciones graves por Covid-19, aún no está claro si las personas vacunadas pueden adquirir una infección asintomática y transmitir la infección a otras personas. Dadas estas incógnitas, la vigilancia continua, el uso de mascarillas, el distanciamiento físico y la higiene de las manos deben seguir practicándose incluso después de la vacunación. Las decisiones sobre el uso (o no) de las vacunas deben ser compartidas entre pacientes y médicos, respetándose los principios éticos de autonomía, beneficencia y no maleficencia.

Bibliografía:
• SGU (Sociedad Ginecotocológica del Uruguay)
• REDLARA (Red Latinoamericana de Reproducción Asistida)
• British Infertility Society (Sociedad Inglesa de Reproducción Asistida)
• ASRM (Sociedad Americana de Reproducción Asistida)
• ESHRE (Sociedad Europea de Reproducción Humana Asistida)

Sociedad Uruguaya de Reproducción Humana

Sociedad Uruguaya de Reproducción Humana

secretaria@surh.org.uy

Sociedad de Ginecotocología del Uruguay
Sociedad Científica anexa a la
Sociedad de Ginecotocología del Uruguay
Diseño y Programación mdisegni.com